Publicado el

Productos para desinfectar las superficies del hogar

Desde que a finales del año 2019 se dio constancia de la aparición de un nuevo virus en la ciudad China de Wuhan (Coronavirus o Covid-19), el mundo se encuentra en alerta para evitar la propagación de su contagio. 

Se trata de un virus que se transmite con gran facilidad, a través de las gotitas de saliva que desprende una persona infectada al toser, estornudar e incluso al hablar, y que pueden ser inhaladas por otros individuos que se encuentran alrededor, o caer en superficies que otras personas pueden tocar. 

Es por ello que limitar la movilidad, establecer una distancia de seguridad de al menos un metro entre las personas, lavarnos las manos regularmente y desinfectar las superficies, son las principales medidas que se han adoptado para lograr la contención de este virus. 

En un post anterior ya te mostramos la importancia de una correcta higiene de manos y cómo hacerlo para eliminar completamente todas las bacterias. En esta ocasión, y a raíz de la gran cantidad de dudas que les han surgido a nuestros clientes acerca de cómo desinfectar las superficies y cuáles son los productos más eficaces para hacerlo, hemos escrito este artículo que creemos que puede ser de gran utilidad para tí en estos momentos. 

1.- ¿Qué superficies debemos desinfectar?

En general, la limpieza e higiene del hogar en estos momentos debe ser más exhaustiva que nunca. No se ha determinado con certeza cuanto tiempo perdura el coronavirus en las superficies, pero diversos estudios iniciales indican que puede permanecer desde unas horas hasta varios días, en función del tipo de superficie que se trate, y de las condiciones de humedad y de temperaturas presentes. En general, varios de estos estudios coinciden en que las superficies de plástico y de acero inoxidable serían en las que más tiempo perdura este virus, mientras que el cobre y el cartón en las que menos tiempo sobrevive.

Existen ciertas áreas de nuestro hogar que conviene limpiar y desinfectar al menos una vez al día, al tratarse de superficies que se tocan a menudo por varias personas. 

  • Interruptores de la luz.
  • Picaportes o pomos de puertas y cajones. 
  • Teléfonos y móviles.
  • Superficies del baño, especialmente el dispensador del jabón de manos, el botón de inodoro y el lavamanos. 
  • Superficies de la cocina, especialmente aquellas en las que se manipulan alimentos, así como el botón del microondas o el dispensador de agua. 
  • El mando de la televisión.
  • El teclado, ratón y otros componentes del ordenador.

2.- ¿Qué productos podemos usar para desinfectar?

Para desinfectar una superficie basta con aplicar cualquier producto capaz de destruir la capa protectora de grasa que tienen este tipo de agentes infecciosos. A continuación te mostramos algunos de ellos:

Lejía

La lejía es uno de los productos más eficientes a la hora de desinfectar cualquier superficie de nuestro hogar, aunque también es muy efectiva como blanqueante y desengrasante.

Al ser un producto muy concentrado, es aconsejable diluirla en agua y usar guantes para evitar que reseque nuestras manos. Además, debido a su fuerte olor, es aconsejable ventilar bien el ambiente durante su uso. 

Puedes preparar tu propia disolución mezclando 1 litro de agua con aproximadamente 20 ml de lejía. Es importante que uses agua fría, pues el agua caliente hace que el cloro se evapore y pierda su capacidad desinfectante. 

Ten en cuenta que la lejía es un producto altamente corrosivo, por lo que su uso diario puede dañar ciertas superficies y quitarles el brillo. Intenta usar de manera ocasional otro tipo de productos para contrarrestar esta desventaja. 

Desinfectar las superficies con lejía

Amonios cuaternarios

Los compuestos de amonio cuaternario se emplean como desinfectantes por poseer un amplio espectro de eliminación de microorganismos como los virus, bacterias, hongos, esporas, E. coli, levaduras, Salmonella, Estafilococos y otros microorganismos causantes de malos olores y enfermedades gastrointestinales.

Su gran ventaja, y a diferencia de otros desinfectantes, es que posee un importante efecto residual, es decir, conserva sus propiedades mucho tiempo después de su aplicación. Es por ello que en la actualidad podemos encontrar en el mercado una amplia variedad de productos para desinfectar a base de amonios cuaternarios.

Actualmente se está utilizando este producto mediante rociado en varias ciudades para desinfectar calles y lugares públicos y de alta concurrencia de personas, con el fin de evitar los contagios por coronavirus.

Puede emplearse sobre paredes, pisos, techos, pues no es corrosivo ni irritante. Asimismo, puede emplearse en equipos y vehículos.

Es comúnmente usado en gimnasios, clínicas veterinarias, centros de salud, spas o baños públicos. Sin embargo, cada vez es más fácil encontrar productos de limpieza para el hogar con este componente. 

Agua oxigenada

El agua oxigenada o peróxido de hidrógeno es muy útil para la desinfección de ciertos objetos como el teclado del ordenador y los móviles. A diferencia de la lejía, el agua oxigenada tiene la ventaja de que no oxida ni daña los metales. 

Alcohol etílico al 70%

El alcohol etílico también es una buena opción para desinfectar las superficies de nuestro hogar. Normalmente el que solemos tener en casa es alcohol al 98%, pero en este caso, se recomienda que sea al 70%, ya que presenta una mayor actividad bactericida. Puedes conseguirlo en cualquier farmacia.

Si te has quedado sin gel antiséptico para desinfectar tus manos fuera del hogar, el alcohol etílico es una buena opción, tan solo ten cuidado si presentas heridas abiertas en las mismas, ya que este alcohol es muy irritante. 

Alcohol isopropílico

El alcohol isopropílico es una opción un poco más potente que el alcohol etílico, sin embargo, aunque su uso sea bastante seguro, implica mayores precauciones. Se trata de un producto muy irritante, y cuya inhalación en altas concentraciones puede producir dolores de cabeza, somnolencia, náuseas y mareos.

Por su capacidad antiséptica, su rápida evaporación y facilidad de uso, el alcohol isopropílico es idóneo para desinfectar y limpiar todo tipo de superficies en las que no se desee o no se pueda emplear agua, como por ejemplo los equipos eléctricos y electrónicos, tales como microondas, móviles, ordenadores o interruptores.

Visita el artículo de nuestro blog en el que hablamos de manera más detallada sobre los usos del alcohol isopropílico para conocer otras aplicaciones de este producto. 

3.- ¿Lejía o amoniaco? ¿Cuál de estos productos es mejor para desinfectar?

La lejía y el amoniaco son productos muy utilizados en la limpieza del hogar. Cada uno tiene unas propiedades diferentes, por lo que en función de cual sea tu objetivo con la limpieza, deberás elegir el que mejor te convenga. Jamás deben mezclarse pues pueden producir unos gases muy tóxicos perjudiciales para la salud.

Si lo que te interesa es desinfectar las superficies u objetos, la lejía es la mejor opción. Sin embargo, si lo que te interesa es desengrasar o dar brillo, el amoniaco es más efectivo. 

Utiliza, por tanto, la lejía para la limpieza del baño, el inodoro, las superficies de la cocina o los pomos de las puertas, y el amoniaco para los cristales, espejos y alfombras o tejidos que la lejía puede decolorar.

4.- ¿Cómo desinfectar la ropa?

Una de las recomendaciones para evitar que el coronavirus entre en nuestro hogar, es cambiarse de ropa y zapatos al llegar a casa, ya que virus y bacterias pueden estar adheridas al tejido o a la suela del zapato. 

Una vez que nos hayamos quitado la ropa es importante evitar al máximo el contacto con estas prendas y meterlas directamente en la lavadora, o en un cubo con agua hirviendo (excepto en aquellos tejidos en los que no sea aconsejable el agua caliente)hasta que sea posible su lavado. Debes evitar que entre en contacto con otras prendas de ropa o superficies. Es importante que no sacudas las prendas al quitártelas, pues si tuvieran microorganismos adheridos en la ropa, estarías esparciéndolas por la habitación.

Para una mayor desinfección, añade a tu lavado un poco de lejía si deseas blanquear, u otros productos más naturales como el limón, el bicarbonato o el vinagre. Asimismo, en el mercado puedes encontrar diversos productos desinfectantes para el lavado de la ropa tanto de color como blanca. 

Al entrar a casa ten a mano un pulverizador con una solución preparada a base de cinco partes de agua y una de lejía, para rociarlo en la suela de los zapatos cada vez que llegues de la calle. También puede funcionar bien si dispones de alcohol isopropílico.